| Hola
15273
page-template-default,page,page-id-15273,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Hola. Me llamo Paula.

Y cuando era pequeña mi nombre me horrorizaba. ¿Nos pasa a todos? ¿Es una fase?

 

Soy traductora audiovisual, escritora, profe, bloguera y editora. No sé en qué orden. Y aunque te parezca que son demasiadas cosas, si te fijas bien, verás que hay un solo hilo conductor: me gustan las palabras, me gustan las lenguas, me gustan los idiomas y me gustan las culturas.

 

Además de eso me gustan el cine, los libros, el fútbol, el baloncesto, los zombis, los cómics, la tecnología, viajar, los aguacates, las artes marciales, el vermut, los gatos, la ciencia ficción, el rock y el chocolate. No me gustan ni la leche ni el ketchup.

 

Tengo un gen asiático, otro escandinavo y tres británicos (uno para el acento, otro para el humor y un tercero para la salsa HP y los bocadillos de cheddar con pickles), aunque en mi árbol genealógico lo que abundan son las referencias rioplatenses y mediterráneas.

 

Escribo un poco sobre lo que me da la gana, aunque intento que tenga siempre algo que ver con las palabras.

¿Dónde estoy?

En mi página web. Coño, que lleva mi nombre. No sé muy bien por qué ni para qué la tengo, pero aquí está. De vez en cuando escribo cosas.

Esa frase me suena.

Claro. Porque fijo que es de una peli o de una canción. Si dudas con alguna, escríbeme y te cuento. Un día de estos montaré un “caza la frase”. Y si me quieres sugerir la que a ti más te gusta, soy toda oídos.

¿Cómo he acabado aquí?

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos? Yo qué sé. Habrás hecho clic en algo en Twitter o en Facebook. O mi nombre te ha parecido sexy. O estás dando vueltas por internet en lugar de trabajar. Sea como sea, no es culpa mía.

¿Te puedes ganar la vida como traductor audiovisual?

Pues sí. Sí se puede. También se pueden hacer otras cosas, si, como yo, eres un culo inquieto. Pero se puede. Y es una pasada. Sobre todo lo de trabajar en pijama, con el plato del desayuno junto al ordenador.

¿Puedo ser escritor yo también?

Claro, ¿por qué no? Solo hace falta ponerse. Vete a Demodé Ediciones, donde hablamos de eso. Hay recursos gratuitos, podcast, cursos… Si es que lo petamos.

¿Por dónde empiezo?

Por el principio. Siempre. Salvo con las revistas. Ahí siempre se empieza por el final. Ah, en el blog. Pues puedes mirar un poco por ahí, en los archivos, a ver qué te parece lo que contamos. Si algún día tengo suficientes posts, a lo mejor creo secciones y todo.

¿Me puedes ayudar más?

Me encanta recibir correo, así que escríbeme y cuéntame qué te pasa o qué tienes en la cabeza. Siempre es un placer conocer gente nueva.

¿Podemos ser amigos íntimos?

¿Habrá gintonics y conversaciones hasta altas horas de la madrugada? ¿Sí? Pues entonces te veo en Facebook o Twitter.

¿La Rebelión o el Imperio?

Eso es como preguntar si quieres más a tu padre o a tu madre. Solo hay una respuesta: Chewbacca.