| Ser un buen detective
15586
post-template-default,single,single-post,postid-15586,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Ser un buen detective

Cuando empecé a escribir, una de las cosas que más me superaban era la documentación, la investigación necesaria para escribir sobre cualquier tema. Escribía un artículo sobre los talentos y no sabía cómo buscar autores que hubiesen tocado el tema, libros que recopilasen diferentes teorías, artículos interesantes.

Y debió de ser culpa mía, porque en la universidad estudiamos documentación ¬¬ pero como nunca lo había puesto en práctica, realmente no sabía por dónde empezar. Acababa encontrando el artículo genérico de la Wikipedia que me daba poca información (y muy densa y desordenada).

Sigo sin ser una maestra en el arte de la documentación, pero poco a poco le he ido cogiendo el gusto a esto de ser detective por un rato y dar con los mejores recursos y los autores más conocidos.

A riesgo de que sean un poco básicas (estaré encantada de que me dejes un comentario con tus recursos y tus ideas para documentarte) aquí van mis estrategias detectivescas para saber más sobre los temas que me interesan.

  1. Usar las tiendas de libros como buscadores. Ya lo sabes, Amazon, por ejemplo, es un gran buscador. Pero también lo son las demás librerías online e incluso las físicas. Generalmente tienes secciones enteras dedicadas a un tema, y en muchas de ellas también tienes palabras clave. Repasa los títulos del tema que te interesa, lee la ficha del autor si es que la tiene, y si no búscalo en Google. Si vas a una librería física, haz una foto a los lomos de los libros sobre el tema que te interesa y luego busca los títulos en casa. Hojea todos los volúmenes, repasa el índice. Hazte una idea aproximada de lo que puedes encontrar y de cómo tratan el tema.
  2. Haz una primera lista tentativa de autores que te interesen. La puedes basar en lo que has encontrado en las tiendas (cuáles son los más vendidos, cuáles son los que tienen más libros sobre el mismo tema) o en tus búsquedas en internet.
  3. Ve a la biblioteca. Saca los diez primeros libros de tu lista. O si tienes tiempo, siéntate en la biblioteca y dedica un rato a repasarlos, leerlos y ver si realmente tienen información relevante. O si tienen la información ordenada de una manera fácil de entender para ti. Mira la bibliografía, si la tienen. Añade nombres a tu lista. Llévate a casa los libros que te parezca que vas a poder leer y que te van a gustar o te van a aportar datos útiles.
  4. Lee con un bloc de notas cerca. Cópiate las frases que más te gusten, apúntate las menciones que hagan a otros autores u otras obras. No olvides añadir el título y el autor del libro y la edición. Además de poder citarlos en tu obra, podrás volver a buscar el libro cuando te haga falta.
  5. Repite las veces que haga falta y si encuentras un libro que te fascine, cómpratelo, haz el favor.
  6. Una vez tienes ya una visión global del tema y el sector que estás estudiando, puedes pasar a hacer búsquedas en internet mucho más precisas, en función de los autores y las obras que te interesan, o de la terminología que has ido aprendiendo. Búsquedas que te llevarán a artículos, blogueros y reportajes interesantes para tu trabajo.

 

Yo uso mucho el Kindle para documentarme. Tengo una suscripción que incluye muchos libros en préstamo, pero además puedo guardarme fácilmente frases y párrafos que me parecen interesantes. Y al final del libro me dice qué otras obras se mencionan y qué otros títulos ha escrito el autor. Eso hace la documentación mucho más fácil.

No te olvides de citar siempre tus fuentes y de hacer una lista exhaustiva de todos los libros que has consultado. Añade una bibliografía para que el que venga después y lea tu libro para documentarse pueda encontrar también la mejor información sobre el tema.

1Comment
  • Ignacio de MIguel Diaz
    Posted at 13:16h, 01 marzo Responder

    La verdad es que como documentalista / archivero / bibliotecario de carrera mi mayor problema no es el documentarme si no que hacer con tanto documento. Recuerdo en la carrera, hace casi 20 años de imprimir unas 600 hojas de información para un trabajo que presente de unas 70. Sistematizar y ordenar lo que encuentras es un trabajo en si mismo 🙂

Post A Comment