| Autopublicar
15556
post-template-default,single,single-post,postid-15556,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Autopublicar

El mundo ha cambiado. Es una de esas frases que me encanta soltar porque son grandilocuentes y tal, pero la verdad es que me encanta pensar en lo mucho que ha cambiado nuestra vida en pocos años y en lo que dirán los libros de texto de los niños del futuro sobre el final del siglo XX y el principio del XXI.

¿Te acuerdas de cuando estudiábamos la revolución industrial en el colegio? Pues eso. ¿Qué dirán en el futuro de la revolución digital? ¿Qué cambios profundos habrá aportado al mundo, que solo se podrán valorar a largo plazo?

A corto plazo, sin embargo, ha habido un cambio drástico para los escritores. Un cambio a mejor, que nos permite crear una carrera y un trabajo a nuestra medida como no había pasado nunca. Porque los intermediarios han desaparecido. Ahora entre el consumidor y tú no hay nadie. Solo un montón de codificación que ni siquiera tienes que entender para usar. Puedes llegar a tu lector de mil maneras y no tienes por qué depender de nadie.

Y es que ahora podemos autopublicar. Una palabra un poco fea que nos viene a decir que ahora podemos tener el control completo de nuestro libro, de principio a fin, desde el momento de escribir al momento de ponerlo en las manos (o en los libros electrónicos) de nuestros lectores.

¿Por qué podemos escoger autopublicar?

Por mil motivos, pero el principal suele ser que no somos lo bastante conocidos para que una editorial llame a nuestra puerta. O también que queremos más control sobre nuestro libro, o más beneficios.

En la edición tradicional, las editoriales hacen gran parte del trabajo (edición, corrección, maquetación, fotografía, diseño y publicación) a cambio de gran parte de los beneficios. Y normalmente en los contratos cedemos gran parte del control sobre nuestro trabajo. No es porque las editoriales sean malas, sino porque cuando se tiene que coordinar a tantos profesionales, lo lógico es intentar tener el máximo control sobre la obra. De ese modo, ninguno de los implicados puede sabotearte la publicación.

Además de hacer todo ese trabajo, las editoriales tienen una exposición y unos contactos que uno, como profesional, no suele tener. Así que pueden realizar un lanzamiento y una publicidad que no está al alcance de cualquiera.

Como contrapartida, para la editorial nuestro libro es uno más. Nos jugamos gran parte del éxito y la circulación en el lanzamiento, y nadie nos garantiza que haya nuevas ediciones del libro una vez que la editorial ha recuperado el dinero invertido. Nos dan un adelanto (eso es bueno), a cambio de unos derechos de autor bajos (eso es malo). Y dependemos de otra gente para casi todo.

¿Qué pasa cuando autopublicamos?

Pues que, evidentemente, el beneficio es casi todo para nosotros y que lo controlamos todo. Ponemos la portada que queremos, el tipo de letra que queremos y publicamos como queremos.

Pero al mismo tiempo necesitamos una mayor inversión, puesto que todo el trabajo que hacía la editorial recae sobre nosotros, que tendremos que buscar un editor-corrector que le dé forma a nuestro libro, un maquetador, un diseñador que se ocupe de la portada y un impresor si queremos hacer una tirada física de libros.

¿Te lo estoy pintando mal?

Para nada. Personalmente creo que la autopublicación es uno de los mejores inventos que existen desde la Nutella. Poder tomar tú las decisiones necesarias y aprender a dar todos los pasos que hacen falta para parir tu libro es un trabajo divertido, interesante y tremendamente gratificante. Ser capaz de sacar a la venta un libro tú mismo es una de las mejores sensaciones del mundo.

No es tan fácil como ponerte a escribir sin más, pero si quieres trabajar como escritor, te abre mil puertas y te permite crear la carrera literaria que tú quieres.

Y si no quieres ser escritor, pero sí quieres escribir un libro o un par de libros, sobre tu trabajo, tu profesión o tu pasión, la autopublicación bien gestionada es el mejor camino. Que además puede suponerte un ingreso más o llegar incluso a ser tu ingreso principal.

Ojo, cuando hablo de autopublicación no me refiero a hacer un Word, guardarlo como PDF y ponerlo a la venta en tu web mediante PayPal. Eso es cutre. Cuando uno prepara un libro quiere mimarlo, cuidarlo y lanzarlo al mundo en el mejor estado posible. Es como tener un hijo y eso no vas a hacerlo sin ginecólogo ni comadrona, ¿no?

Si vas a publicar un libro en serio, tendrás que tomártelo en serio. Tendrás que pedir que te diseñen una buena portada. Tendrás que ponerte en contacto con un editor que lea el libro y te haga cambios y comentarios. Tendrás que maquetarlo para que se lea bien. Tendrás que decidir en qué formato lo lanzas: si vas a publicarlo en papel, en formato epub, en formato Kindle o en un PDF interactivo desde tu web.

Pero aun así, vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo a aprender todo el proceso de autopublicación, porque si haces un buen trabajo, finalmente tendrás un libro que se venda bien y que quieras asociar con tu nombre. Un libro que será tu tarjeta de presentación para el siguiente. Un libro que te pondrá ahí, en el mundo. Que te convertirá en escritor. Que te llevará un paso más allá en tu camino.

Poco a poco iremos repasando todos los pasos de la autopublicación. Si te interesa saber algo en particular, déjamelo aquí en los comentarios y escribiré un post para aclarártelo.

2 Comments
  • Xènia Roca
    Posted at 11:10h, 21 enero Responder

    Una reflexión interesante, de hecho conozco un poeta que se lanzó a la auto-publicación porque nadie le iba a publicar poesía sin ser conocido y está más que feliz.

    Un Saludo.

    • Paula
      Posted at 11:15h, 26 enero Responder

      Para mí la autopublicación es una de las opciones más interesantes que hay en este momento. Es una magnífica elección para cualquiera que quiera escribir y no quiera perder el control de lo que escribe.

Post A Comment