| No te olvides de tus ideas
15479
post-template-default,single,single-post,postid-15479,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

No te olvides de tus ideas

¿Te ha pasado eso de despertarte a las dos de la mañana, dar un par de vueltas en la cama, empezar a pensar en una gran idea para un artículo o un libro, volverte a dormir y a la mañana siguiente recordar únicamente que habías tenido una idea genial? ¿O estar en un atasco y escribir mentalmente varias páginas que cuando bajas del coche ya has olvidado?

Lo que cuesta tener buenas ideas y lo fácil que es perderlas. (Igualito que con el dinero.)

Luego te pasas horas delante de la pantalla sin saber que decir, pero cuando menos te lo esperas, mientras sales a pasear al perro o sentado en la consulta del dentista, eres el escritor más prolífico que hay, con miles de ideas que saltan de un lado a otro quizás porque saben que son libres y que no las puedes cazar.

Pues se equivocan. Big time. O en cristiano: del todo.

Porque puedes cazar ideas sea donde sea y asegurarte de tener un buen fondo de armario para cuando no sepas sobre qué escribir. Lo único que necesitas es un poco de método.

No te quejes, ya lo sé. Tener métodos o sistemas es un coñazo. Nosotros somos artistas de esos que trabajan cuando están inspirados. ¿Qué es eso de buscar un sistema? No has venido aquí a leer eso, ¡quieres una solución mágica!

Pues si encuentras esa solución mágica, ya me la pasarás. Por el momento, a mí lo único que se me ocurre es esto. Y lo he comprobado empíricamente. O todo lo empíricamente que lo puedo comprobar yo, que soy un caos andante.

Así que vamos a ver qué puedes hacer para no olvidarte más de esas ideas que te asaltan cuando menos te lo esperas.

GRÁBALAS. Este es mi recurso favorito. Mi teléfono va conmigo a todas partes, así que normalmente dejo la grabadora encendida y cuando se me ocurre algo lo grabo rápidamente. Sí, es verdad, la pega de esto es que luego tienes que oírte la voz, que debe de ser una de las peores torturas inventadas por el hombre, pero cuando te acostumbras, casi ni te das cuenta de lo mal que suena tu voz fuera de tu cabeza. La grabadora es inmediata, es rápida y te permite desvariar todo lo que tú quieras. Yo la uso un montón y guardo ahí todo lo que se me ocurre.

APÚNTALAS. Puedes recurrir otra vez a tu teléfono y a la aplicación de notas que tengas, pero si tienes los dedos como morcillas, como yo, también puedes hacerlo de manera más artesanal y llevar siempre encima una libreta pequeña. Yo soy un desastre para las libretas, porque tengo cien mil millones; son de esas cosas que compro compulsivamente sin poder evitarlo porque son todas preciosas. Pero sí que siempre llevo una y la relleno cada vez que tengo una espera larga (sea en el médico, en cualquier administración pública o hasta en la cola del súper). Si tienes el mismo problema que yo con las libretas, intenta unificar y tener una sola libreta para las ideas. Ya, ya, todavía te estás riendo, ¿no?

VUÉLCALAS. Este es el punto clave del sistema: cuando llegues a casa o a final de semana, vuelca todas tus ideas donde corresponda. ¿Son ideas para posts? Crea un borrador para cada idea. ¿Ideas para libros? Crea un archivo de texto para cada una. ¿Ideas para capítulos? Crea un esqueleto y organiza las ideas en un orden lógico. Invertirás 5-10 minutos en el volcado de las ideas, pero habrás conseguido una base muy útil para cuando te pongas a escribir al día siguiente.

Y podríamos añadir dos pasos más: haz limpieza y repite. Porque de esas ideas habrá algunas que no lleguen a ninguna parte. No está mal revisarlas cada cierto tiempo, además de acumularlas. Borra sin piedad las que veas que no te van a servir, así harás un poco de espacio para las ideas nuevas. Y repite todos los días: no vivas solo de las ideas que tuviste una vez. Si te vas acostumbrando a gestionar las ideas que tienes, cada vez tendrás más y mejores. Te lo digo yo, que ya (más o menos) lo aplico. ¿No has notado que soy una máquina de generar ideas?

Tags:
2 Comments
  • Ignacio de MIguel Diaz
    Posted at 07:57h, 13 enero Responder

    El día antes justo de leerte me he comprado una libretita de esas Moleskine tamaño A6 (no me cabe mucho mayor en la bandolera que llevo siempre). mi problema va a ser escribir de manera lineal, toda la vida he escrito llenando las hojas de mapas mentales, con flechas y palabras clave, y esa libreta es demasiado pequeña para eso 😛

    • Paula
      Posted at 11:16h, 26 enero Responder

      Yo este año me he comprado agenda Moleskine también. A ver si consigo ordenar y compactar mis ideas, porque tengo más libretas que nadie. No puedo evitarlo, me encantan.

Post A Comment