| Feliz año nuevo
15612
post-template-default,single,single-post,postid-15612,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Feliz año nuevo

En 2015 he cumplido dos sueños: uno, viajar a Japón, y dos, abrir este blog.

Dos sueños que no se parecen en nada, pero que sin embargo tienen un nexo común: los cumplí sin pensarlo demasiado.

Quizás debería matizar. Llevaba años pensando en hacer ambas cosas. Había repasado todo lo que quería hacer y cómo quería hacerlo. Había fantaseado hasta el hastío. Tenía la cabeza llena de ideas. Pero siempre lo postergaba.

Este año, después de tocar fondo en 2014, decidí que lo iba a hacer. Las dos cosas. De hecho, decidí primero lo de Japón, porque me daba menos miedo. Y lo hice. Había un montón de obstáculos (el dinero, el idioma, el dinero, el viaje tan largo con tres niños, el dinero), pero cuando me decidí a hacerlo, lo hice sin más. Ni siquiera el dinero fue un impedimento. A la hora de la verdad, encontré (encontramos) la manera de hacerlo porque realmente quería hacerlo.

Y luego, a final de año, por los pelos, abrí este blog. Con mucho miedo. Miedo a que a la gente no le gustara. Miedo a no saber lo suficiente sobre lo que quería ofrecer. Miedo a exponerme. Pavor al fracaso. Terror, porque esto es algo que realmente quiero hacer. Qué curiosas somos las personas, qué miedo nos dan las cosas que deseamos. Pero lo quería con muchas ganas y aquí estoy.

2015 ha sido un buen año. Porque me he dado cuenta de que tengo la capacidad de hacer cosas que me dan miedo o me parecen imposibles. (Y porque hemos ganado la Champions ;))

Así que a 2016 no le voy a pedir milagros ni para mí ni para ti. No voy a pedirle que sea bueno. Creo que soy perfectamente capaz de crear un buen año para mí, igual que hice el año pasado. Creo que tú también puedes hacerlo. No es el año lo que es bueno, eres tú. Deseo que este año descubras lo bueno que eres y lo increíble que puedes llegar a ser.

Busca esas cosas que quieres hacer y te dan terror. Esas que aparecen de vez en cuando entre tus deseos, pero que siempre desechas con una larga lista de problemas y obstáculos. Las que postergas porque ya llegará un buen momento. Y hazlas. Sin más.

Tags:
No Comments

Post A Comment